Reacciones y emociones de la familia

El hecho de tener un niño con un labio leporino o paladar hendido puede agitar un sinfín de emociones. En un principio, puede ser duro aceptar que esperan años de tratamiento y progreso.

Tenga presente que: las perspectivas son buenas. Siguen haciéndose avances en el tratamiento de personas con esta clase de problemas. Su hijo puede llegar a la adultez con un buen sentido de sí mismo, un aspecto aceptable y habilidades sociales saludables.

Su aptitud para enfrentar sus sentimientos será vital para la salud de su hijo. Él se refugiará en usted en busca de fuerzas y esperanzas. Su reacción también servirá como ejemplo para otros miembros de la familia.

Consejos para prepararlo sobre cómo cuidar de su hijo:

  • Cuídese usted
    Los padres son las personas más importantes en la vida de todo niño, de modo que resulta imperioso que conserve un buen estado de salud y fortaleza. Lleve una dieta sana y practique una actividad física con regularidad. Tómese su tiempo para descansar y relajarse cada día. Si está relajado, a su hijo le resultará más fácil relajarse también.
  • Pida ayuda cuando lo necesite
    No puede hacerlo todo. Pida a sus familiares y amigos que le den una mano cuando puedan. Si siente temor o inseguridad sobre lo que siente, pida hablar con un miembro de nuestro personal de Children’s de inmediato. Podemos ayudarle a sentirse mejor sobre cómo cuidar a su hijo.
  • Cuidado con el agotamiento
    A veces, es probable que no se dé cuenta de que tiene que recargarse las "baterías." Tendrá que estar atento a estos signos:
    • Fatiga constante
    • Depresión constante
    • Deseo de evitar a otras personas
    • Peleas familiares
    • Aumento en el consumo de alcohol o drogas

Si advierte cualquiera de estos signos, tal vez necesite un descanso y pedir ayuda.

  • Juegue con el bebé
    Puede disfrutar con él los placeres de mimarse, mecerse, charlar y jugar. Los bebés (y los padres) necesitan este tipo de cosas para fortalecer los vínculos. Esto también alimenta nuestra sed de amor, proximidad y enriquecimiento. Hágase un tiempo para disfrutar de su bebé después de las comidas, el baño y la siesta. Su sonrisa, su voz y el contacto con usted son vitales para él.
  • Sea un ejemplo positivo para su hijo
    Los niños captan los sentimientos de los adultos que los rodean. La forma en que su hijo enfrente el problema de su fisura dependerá de los sentimientos y acciones que detecte en usted. Si usted se queda en el problema y actúa con vergüenza, lo mismo hará el niño. Pero si usted lo trata como una persona completa, con muchas características positivas, ganará más confianza en sí mismo.
  • Esté preparado para las bromas y otros problemas sociales
    No esconda a su hijo de otros niños para protegerlo. Cuanto más tiempo pase con sus pares, más rápido aprenderá a manejar las situaciones sociales. Hay tres momentos en lo que esto puede resultar particularmente difícil:
    • El primer año de escuela, cuando el niño sale de la casa y pierde su condición de "especial."
    • Los primeros años de la adolescencia, cuando toma plena conciencia de los cambios operados en su cuerpo y siente una gran necesidad de ser aceptado socialmente.
    • Hacia fines de la adolescencia, cuando siente el deseo de estrechar relaciones y ser considerado "especial" por otra persona.

Podría ser beneficioso dramatizar una escena en la que "tomen el pelo" a su hijo. De este modo podrá ensayar nuevas tácticas para manejar estos eventos.

  • Apele a su equipo craneofacial como un recurso
    Su equipo craneofacial del Children’s puede ayudarlo a prepararse para afrontar y enfrentar muchos de los problemas que pueda encontrar. Los miembros de nuestro equipo pueden colaborar brindándole:
    • un plan de atención a largo plazo, diseñado a la medida de su hijo;
    • educación y actualizaciones sobre la afección de su hijo y plan de tratamiento;
    • guía financiera;
    • asesoramiento y apoyo emocional.

El equipo craneofacial del Children’s siempre está a su disposición. Puede hablar con nosotros durante sus visitas o llamarnos desde su casa. No tema pedir cualquier tipo de colaboración que necesite. Queremos ayudar.

  • Comuníquese con su pareja
    El nacimiento de un bebé puede causar estrés en la pareja. Es común que la relación se ponga tensa, pues ambos están dedicados al bebé. Los padres necesitan dialogar y ofrecerse apoyo mutuamente, tanto como fuera posible. Comparta sus sentimientos y escuche los de su pareja; es probable que cada uno sea el recurso más valioso para el otro.
  • Hermanos
    El tratamiento de su hijo afectará a cada miembro de la familia. En un principio, los hermanos pequeños pueden asustarse al ver la fisura. Pueden ponerse celosos porque no entienden por qué usted tiene que dedicar más tiempo al hermanito nuevo. Esto es natural. Los hermanos necesitan estar seguros de que ellos también son importantes para usted. Recuerde abrazar, contener y amar a todos sus hijos—incluso al que nació con la fisura. Búsquese un tiempo para dedicarles todos los días.

A medida que usted vaya interiorizándose sobre el tema de las fisuras y el plan de tratamiento de su hijo, asegúrese de que sus otros hijos también vayan ahondando conocimientos. Bríndeles muchas oportunidades para hacer preguntas y permítales colaborar tanto como puedan. Los hermanos mayores pueden ayudar cuidando al niño. Todos los niños pueden colaborar con tareas domésticas sencillas.

No les mezquine elogios cuando le brinden su cooperación. Hágales saber que son una parte especial de un equipo de trabajo. Esto puede ayudarlos a sentirse más importantes e independientes. Cuando aprenda más sobre cómo cuidar a su hijo, incluso puede incluir a los hermanos en ciertas tareas.