Amamantamiento

El objetivo de amamantar al bebé es lograr que aumente de peso y disfrute de la comida. Pocos bebés con fisuras pueden obtener todo el alimento que necesitan del pecho. La mayoría puede mamar un poco, pero también necesitan alimentación suplementaria (extra).

  • Los bebés que sólo tienen labio leporino pueden (fisura labial) succionar mejor.
  • El éxito del pequeño dependerá del tipo de fisura que tenga y de la cantidad de leche que usted pueda proveerle.
  • A menudo no queda claro si un bebé con un paladar hendido puede succionar bien del pecho, sino hasta que la leche le haya "entrado." Le aconsejamos que ponga el bebé al pecho varias veces y que lo suplemente con leche materna que haya bombeado (o fórmula, de ser necesario). Esto ayuda a garantizar que su bebé obtenga la comida suficiente al principio.

Aunque su bebé no tome el pecho, la leche materna sigue siendo la mejor opción para niños con fisuras. La leche materna:

  • Ayuda a su bebé a prepararse para la cirugía y recuperarse de ella, además de brindar protección contra infecciones
  • Se digiere fácilmente y contiene hormona de crecimiento
  • El amamantamiento—o el solo hecho de pasar un tiempo en contacto "piel con piel" con el bebé—es provechoso también en otros aspectos, tanto la madre como el hijo se benefician con el confort y el tiempo para conocerse mutuamente

Si usted bombea leche para varias comidas o más de un día, lo mejor es usar una bomba eléctrica doble. Contáctese con una empresa local de alquiler de bombas o con el asesor en lactancia para obtener más información.

  • Su asesor en lactancia puede ayudarla a elaborar un esquema de bombeo que se adecue a las necesidades del bebé. También puede enseñarle a almacenar la leche y brindarle otro tipo de colaboración cuando la necesite.
  • Acepte la ayuda de familiares y amigos; esto le dará más tiempo para sacarse leche y descansar.
  • Pase más tiempo en contacto "piel con piel" con su bebé, para facilitar la bajada de la leche antes de bombearla.

Bombear la leche no es tan agradable como amamantar; acéptelo y continúe siempre y cuando piense que es algo valioso para usted y su familia. Su bebé se beneficiará si toma leche materna, toda vez que usted pueda proveérsela. Algunas familias prefieren congelar un poco de leche para usar antes de la cirugía, dado que a menudo los hospitales permiten el consumo de leche materna como "líquido no espeso." Los líquidos no espesos pueden darse más cerca del horario de la cirugía que la fórmula.

* Consejos sobre el contacto piel con piel: practique poniendo el bebé al pecho, sin pretender alimentarlo.