La alimentación de su hijo

Al igual que todos los bebés, la mayoría de los niños con fisuras nacen listos para alimentarse por boca, pero pueden necesitar atención especial durante las comidas. Debido al tamaño y a la ubicación de la fisura del niño, tal vez no pueda succionar bien y quizás no tenga la fuerza suficiente como para extraer la leche del biberón o del pecho. Por tal motivo, hay tetinas especiales que se pueden usar para ayudar al bebé en este aspecto. Los que toman leche materna pueden negarse a mamar por su incapacidad de obtener leche en abundancia. O quizás, les cueste prenderse al pecho.

Los bebés con fisuras tienden a cansarse rápidamente porque usan más energía tratando de comer. Nuestro personal puede evaluar las habilidades de su hijo para alimentarse y decidir cuál es el método de alimentación más útil de acuerdo a sus necesidades. Las primeras semanas, la alimentación puede ser toda una frustración, pero con la capacitación y el apoyo necesarios, el problema se subsana.

  • Las comidas no deben durar más de 30 minutos, independientemente de que se alimente con el pecho o el biberón.
  • La alimentación debe ser placentera, tanto para usted como para el bebé. Esto puede ayudarlo a aumentar de peso.
  • Tal vez tenga que usar biberones especiales, aunque esté dándole su propia leche.