Tratamiento ortodóncico

El ortodoncista de su hijo en el Children’s implementará diferentes tipos de tratamiento a medida que el niño crezca.

Recién nacidos

Un bebé con una fisura puede tener dificultades para alimentarse. Si el paladar está hendido, la comida puede escapársele por la nariz. Además, una abertura en el techo de la boca puede debilitar la habilidad de succión del pequeño.

Para corregir estos problemas, su odontopediatra u ortodoncista puede insertar un obturador en la boca del niño. Se trata de un dispositivo plástico que calza sobre el techo de la boca y oficia de paladar. Esto ayuda a crear succión para la alimentación y evita que la mayoría de los alimentos escape por la nariz. A veces se usa una pasta dental especial para mantener esto en su lugar.

Tras la colocación de un obturador, su odontopediatra u ortodoncista lo revisará con frecuencia y lo ajustará conforme a las necesidades. El obturador se usa hasta que el paladar hendido se cierra quirúrgicamente, aproximadamente a los 6 a 9 meses de edad.

Es probable que haya que "moldear" el labio superior del niño para reducir el esfuerzo causado en el mismo. A menudo esto se realiza estirando un trozo de cinta de espuma sobre el labio. También se pueden usar otros dispositivos con este propósito. Su equipo craneofacial decidirá que tipo de cinta de moldeo es la mejor para su hijo.

Niños pequeños

Su equipo dental en el Children’s observará el desarrollo de la dentadura de su hijo durante varios años, hasta que llegue la hora de hacer un injerto óseo.

  • Ésta es una cirugía para insertar hueso en el área de la fisura.
  • Para prepararse para el injerto óseo, el equipo craneofacial estudiará las radiografías, fotografías y modelos de la boca del niño.
  • Partiendo de estos estudios, el equipo elaborará un plan de tratamiento que sea el más adecuado para las necesidades de su hijo.
  • A menudo, la mandíbula superior de un niño debe expandirse antes de poder hacer el injerto. Hay varios dispositivos para esto. El equipo dental explicará cuál es el mejor dispositivo para su caso.
  • Un dispositivo expansor por lo general se usa durante varios meses antes de poder hacer el injerto óseo.
  • Una vez realizado el injerto, el dispositivo se deja en su lugar como un "retenedor" durante varios meses más.
  • Su hijo tal vez deba usar el retenedor hasta que se haga la fase final del tratamiento, que será cuando transite los mediados de su adolescencia.

También pueden necesitarse otros tratamientos en este momento para corregir la dentadura y mandíbulas del niño. Esta fase de tratamiento puede demandar hasta un año y medio.

Adolescentes

La fase final de tratamiento por lo general comienza después de que aparecen todas las piezas dentales de la adultez. El ortodoncista estudiará las radiografías, fotografías y modelos de la boca de su hijo. Basándose en estos estudios, el ortodoncista elaborará el plan de tratamiento que mejor se adecue a las necesidades del niño.

Durante esta fase de tratamiento, lo más probable es que le pongan frenos dentales. También es probable que haya que expandir más todavía la mandíbula superior.

Si su hijo requiere cirugía, ésta se llevará a cabo entre uno y un año y medio después de haber colocado los frenos. Éstos permanecerán en su lugar hasta después de la cirugía.

Si a su hijo le faltan piezas dentales, el problema se puede corregir con ciertos tipos de implante. Depende de la cantidad y de las piezas dentales que falten. Su equipo dental discutirá los tipos de implantes con usted según las necesidades.

Esta fase de tratamiento a menudo lleva de dos a tres años.