Dientes y otros problemas dentales

Es frecuente que el labio leporino y el paladar hendido (fisuras labiales y palatinas) ocasionen problemas en la mandíbula superior y los dientes. Estos problemas casi siempre se resuelven con el tiempo, mediante la implementación de un tratamiento recomendado por el equipo de odontopediatría.

El equipo odontológico de su hijo desempeña un papel importante dentro del equipo craneofacial en el Children’s. Los miembros del equipo odontológico pueden incluir un odontopediatra, un ortodoncista, un protesista, higienistas dentales y asistentes, y un cirujano craneofacial.

El equipo odontológico de su hijo puede seguir una serie de pasos (que pueden estar separados por intervalos de varios años) para corregir los problemas de la dentadura y mandibulares.

Problemas comunes

  • Mala oclusión
    La oclusión es la forma en que los dientes superiores e inferiores encuadran entre sí cuando la boca está cerrada. Un paladar hendido puede afectar el tamaño y la forma de la mandíbula superior, haciendo que la unión sea deficiente.
  • Alteraciones en el aspecto facial
    La forma del rostro de su hijo puede verse afectada por una fisura de la mandíbula superior. Dichos problemas pueden tratarse y corregirse con el tiempo.
  • Aparición precoz o tardía de los dientes
    Los dientes en la zona de la fisura pueden aparecer antes o después que los demás. Esto es producto de su posición en la mandíbula. Estos dientes pueden crecer asumiendo una posición normal. Lo más común es que haya que enderezarlos.
  • Dientes faltantes, sobrantes y con mala formación
    Al igual que cualquier otro niño, un niño con una fisura puede tener una serie de problemas a medida que los dientes le crecen en la boca. Los que están mal formados son más susceptibles de cariarse. Su odontopediatra comentará los problemas de su hijo y revisará las opciones de tratamiento con usted, según las necesidades.