Higiene oral

Enseñe a su hijo la importancia de una buena higiene oral tan pronto como sea posible. Esto implica mantener la boca y los dientes limpios. Se comienza no bien aparecen los primeros dientes de leche e incluye:

  • limpieza con un cepillo y pasta dental, por lo menos dos veces por día;
  • uso de hilo dental después de las comidas, para limpiar lo que haya quedado entre los dientes;
  • visitas al odontopediatra dos veces al año, para los controles y limpiezas de rutina.

La higiene oral puede ayudar a prevenir varios problemas. También puede ayudar a que su hijo logre los mejores resultados posibles del tratamiento.