dev

Trastornos por calor_KH_Parent

Trastornos por calor

(Heat Illness)

Nuestros cuerpos generan tremendas cantidades de calor interno. Normalmente el exceso de calor se eliminir sudando e irradiando calor a través de la piel. En determinadas circunstancias, como cuando la temperatura es anormalmente alta, cuando hay mucha humedad en el ambiente o cuando se practica un ejercicio vigoroso en condiciones de alta temperatura ambiente, el sistema natural de refrigeración puede empezar a fallar, permitiendo que el calor interno aumente hasta niveles peligrosos. El resultado puede ser un trastorno por calor, que puede presentarse en forma de calambres por calor, insolación, o golpe de calor.

Calambres por calor

Los calambres por calor son calambres musculares fuertes pero de breve duración que afectan a los músculos de las piernas, los brazos o el abdomen y que pueden ocurrir durante o después de practicar un ejercicio vigoroso en condiciones de calor extremo. La sudoración que acompaña al ejercicio hace que el cuerpo pierda sales y líquidos. Y el bajo nivel de sales hace que los músculos se contraigan, lo que provoca los calambres musculares. Los niños son especialmente proclives a los calambres por calor cuando no se han hidratado lo suficiente. Aunque dolorosos, los calambres por calor no son graves ni deben ser motivo de preocupación.

¿Qué hacer?

La mayoría de los calambres por calor no requieren ningún tratamiento especial. Un lugar fresco, reposo e hidratarse bien bebiendo líquido deberían bastar para aliviar las molestias. También pueden ayudar los masajes en los músculos afectados.

Insolación

La insolación es un trastorno por calor más grave que puede ocurrir cuando una persona se encuentra en un clima o ambiente muy cálido y/o no ha bebido suficiente líquido. Los síntomas incluyen:

  • deshidratación
  • fatiga
  • debilidad
  • piel fría y húmeda
  • dolor de cabeza
  • náuseas y/o vómitos
  • hiperventilación (respiración rápida)
  • irritabilidad

¿Qué hacer?

  • Lleve a su hijo al interior de un refugio o a un lugar que esté en sombra.
  • Aflójele la ropa o desnúdelo.
  • Anímele a comer o beber.
  • Déle un baño de agua fresca (no fría).
  • Llame al pediatra para que le dé más instrucciones. Si su hijo se encuentra demasiado agotado o enfermo para beber o comer, es posible que sea preciso administrarle fluidos por vía intravenosa.
    Si no se trata, la insolación puede desembocar en un golpe de calor, que puede ser mortal.

Golpe de calor

El tipo más grave de trastorno por calor, el golpe de calor, es una urgencia médica que puede poner en peligro la vida del paciente. El cuerpo pierde su capacidad para regular la temperatura. La temperatura corporal puede subir a 41,1º C o incluso más, lo que puede provocar lesiones en el cerebro e incluso la muerte si no se trata rápidamente. Para controlar la temperatura corporal, se requiere un tratamiento médico de urgencia.

Los factores que incrementan el riesgo de sufrir un golpe de calor incluyen ir demasiado abrigado y cansarse de forma extrema en un ambiente caluroso junto con una insuficiente ingesta de líquidos.

El golpe de calor también se puede producir cuando se deja a un niño dentro de un coche en un día de mucho calor. Cuando la temperatura exterior es de 33,9º C, la temperatura en el interior de un coche puede alcanzar los 51,7º C en solo 20 minutos, lo que implicará que la temperatura corporal del niño suba rápidamente a niveles peligrosos.

¿Qué hacer?

Solicite inmediatamente atención médica si su hijo ha estado haciendo ejercicio al sol durante mucho rato y presenta uno o varios de los siguientes síntomas de golpe de calor:

  • piel enrojecida, caliente y seca en ausencia de sudoración
  • fiebre de 40,6 º C o superior
  • dolor de cabeza fuerte y pulsátil
  • debilidad, mareos o confusión
  • astenia o fatiga
  • convulsiones
  • reactividad disminuida
  • pérdida de conciencia

Mientras espera la llegada de la ayuda:

  • Lleve a su hijo a un interior o a un lugar que esté en sombra.
  • Desvista a su hijo y póngale compresas frías o mójelo con agua fresca.
  • No le dé de beber.

Más vale prevenir que curar

Algunas de las formas de impedir que su hijo padezca algún trastorno por calor incluyen:

  • Enséñele que siempre debe beber abundante líquido antes y durante la realización de actividades físicas en los días de calor y/o soleados –a pesar de que no tenga sed.
  • Asegúrese de que su hijo lleva ropa holgada y de colores claros.
  • Asegúrese de que su hijo solo practica actividades que requieren un intenso esfuerzo físico al aire libre antes de las 12:00 del mediodía o después de las 18:00 horas.
  • Enseñe a su hijo a refugiarse inmediatamente en un interior siempre que se sienta demasiado caliente.

Actualizado y revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2010


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza

Related Articles

¿Por qué es tan peligroso deshidratarse?
Botiquín de primeros auxilios
Sol y seguridad
Deshidratación
Deshidratación