dev

Trasplantes de células madre_KH_Parent

Trasplantes de células madre

Read this in English

(Stem Cell Transplants)

Sobre los trasplantes de células madre

Las células madre hematopoyéticas son células inmaduras que pueden transformarse en tres tipos de células sanguíneas:

  1. glóbulos rojos, que transportan el oxígeno
  2. glóbulos blancos, que defienden al cuerpo de las infecciones
  3. plaquetas, que ayudan en la coagulación de la sangre

Las células madre hematopoyéticas pueden encontrarse en la médula ósea (el tejido esponjoso en el interior de los huesos), en el torrente sanguíneo o en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos.

Con un trasplante de células madre se aporta al niño células hematopoyéticas sanas. Se utiliza para tratar diversas enfermedades, entre ellas cánceres como leucemia, linfoma, neuroblastoma, tumor de Wilms y ciertos cánceres de testículo o de ovario; enfermedades de la sangre; enfermedades del sistema inmunitario; y síndrome de la médula ósea.

Las células madre hematopoyéticas trasplantadas se introducen (o infunden) en el torrente sanguíneo utilizando un vía intravenosa (IV), de manera parecida a como se realiza una transfusión de sangre. Una vez dentro del cuerpo, pueden producir nuevas células sanguíneas y del sistema inmunitario.

Tipos de trasplantes

Los dos tipos principales de trasplantes de células madre son el autotransplante y el alotrasplante. El tipo de trasplante necesario dependerá de la enfermedad específica del niño y de la disponibilidad de un donante adecuado.

  • Autotransplante de células madre hematopoyéticas. Con este tipo de trasplante los pacientes actúan como sus propios donantes. Es decir, a un niño que va a someterse a un tratamiento del cáncer se le extraen las células madre y se congelan para usarlas posteriormente. Después de tratar al niño con quimioterapia y radioterapia, las células madre se descongelan y se le vuelven a introducir en el cuerpo. Este procedimiento puede hacerse una o muchas veces, según lo que se necesite. Algunos médicos utilizan dosis extremadamente altas de quimioterapia (para destruir el mayor número posible de células cancerosas), si saben que un paciente va a recibir pronto un trasplante de células madre.
  • Alotrasplante de células madre hematopoyéticas. En un alotrasplante, las células madre provienen de un donante –a menudo un hermano, pero a veces otro voluntario— cuyas células se consideran "compatibles" con las del paciente. El proceso de encontrar un donante compatible se denomina histotipado o tipado de HLA (human leukocyte antigen; antígeno leucocitario humano). El HLA es una proteína de la superficie de las células sanguíneas. Básicamente, cuanto más "marcadores de HLA" tengan en común el niño y el donante, mayores serán las posibilidades de que el trasplante tenga éxito.

    A diferencia del autotransplante, con el alotrasplante hay un riesgo de rechazo. A veces a pesar de que el donante sea muy compatible, el trasplante puede no funcionar. Otras veces, las células del donante pueden empezar a producir células inmunitarias que atacan el cuerpo del receptor. Este problema se conoce como enfermedad del injerto contra huésped, y puede ser grave. Afortunadamente, la mayoría de los casos se resuelven bien si se tratan con corticosteroides y otros medicamentos.

    En algunos casos, un beneficio de la enfermedad del injerto contra huesped es que las células recién trasplantadas reconocen las células cancerosas del cuerpo como diferentes o extrañas, y las atacan para eliminarlas.

Trasplante

El trasplante de células madre es un proceso muy complejo que puede durar varios meses. Generalmente un equipo de médicos decide si este tratamiento es adecuado para un niño y, en tal caso, si se realizará un autotransplante o un alotrasplante.

Para un alotrasplante, se buscará un donante alogénico entre los miembros de la familia o en el registro nacional de voluntarios. Una vez se encuentre un donante compatible, se llevará a cabo la extracción de las células madre necesarias. Pueden extraerse tres tipos de células madre hematopoyéticas:

  1. Células madre de la sangre periférica: se obtienen de la sangre del donante. Las células madre se separan y se guardan, y el resto de la sangre se devuelve al donante.
  2. Células madre de la médula ósea: se extraen del hueso de la pelvis del donante mediante un procedimiento quirúrgico.
  3. Células madre de la sangre del cordón umbilical: se obtienen de la placenta de la madre inmediatamente después del parto de un bebé.

Aunque los tres tipos pueden regenerar las células sanguíneas y de la médula ósea de un paciente, existen ventajas y desventajas para cada una de ellas. El médico indicará cuál es el mejor tipo de célula madre para la enfermedad de su hijo.

El siguiente paso en el proceso de trasplante es el tratamiento de condicionamiento, que consiste en administrar al niño dosis muy altas de quimioterapia y/o radioterapia para matar las células cancerosas. Estos tratamientos tienen efectos secundarios: destruyen la médula ósea del niño y debilitan el sistema inmunitario. Pero para el trasplante, estas consecuencias son potencialmente útiles. No sólo ayudan a crear espacio en la médula ósea para que se asienten las nuevas células madre, sino que también ayudan a suprimir el sistema inmunitario, disminuyendo de este modo las posibilidades de rechazo.

Poco después de la fase de condicionamiento, se llevará a cabo el trasplante introduciendo por infusión las células madre sanas en el cuerpo del niño. Al finalizar la infusión, se mantendrá una atenta vigilancia del niño para estar seguros de que las nuevas células madre se asientan en la médula ósea y empiezan a producir nuevas células sanguíneas (incorporación del trasplante). Los médicos estarán atentos por si se producen signos de rechazo o de la enfermedad del injerto contra huesped en los niños en los que se haya realizado un alotrasplante.

La incorporación del trasplante puede tardar como media 2 semanas, pero también puede producirse en la primera semana o alargarse hasta 6 semanas. Su hijo recibirá medicamentos para favorecer esta incorporación y para impedir el rechazo y la enfermedad del injerto frente al huesped.

Recuperación

Los niños que reciben trasplantes de células madre tienen un riesgo elevado de sufrir infecciones, porque durante el tratamiento de condicionamiento y mientras se incorpora el trasplante, su sistema inmunitario está deprimido y no puede defender al cuerpo de las bacterias y otros gérmenes. Los niños que reciben alotrasplantes tienen un riesgo aún mayor de contraer infecciones, porque deben tomar medicamentos para suprimir aún más su sistema inmunitario y así reducir el riesgo de rechazo.

Debido a estos riesgos, un niño que se haya sometido a un trasplante de células madre no saldrá del hospital hasta que los médicos estén seguros de que el trasplante se ha incorporado con éxito y que el niño está evolucionando bien.

Tras el alta del hospital, es necesario seguir controlando muy atentamente al niño y mantener la atención médica necesaria durante el período de seguimiento. Durante entre 6 meses y un año, no podrá asistir a la escuela ni a otros lugares públicos en recintos cerrados, y posiblemente tampoco a algunos otros lugares. La razón de esto es que para los niños con el sistema inmunitario deprimido, incluso una simple infección como un resfriado común puede ser grave y potencialmente mortal si no se trata.

Afrontar la situación

El estrés de tener un hijo que esté recibiendo tratamiento para cualquier tipo de cáncer puede ser abrumador para una familia. Este estrés puede potenciarse aún más si el tratamiento requiere un largo "período de aislamiento", como se necesita en un trasplante de células madre.

Si desea conocer con qué sistemas de apoyo pueden contar usted y su hijo, consulte a su pediatra, a un asistente social del hospital o a un especialista en el programa Child Life para niños enfermos y a sus familias. Hay muchos recursos que pueden ayudarle a atravesar este difícil momento.

Revisado por: Edward A. Kolb, MD
Fecha de renovación: junio de 2009


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Sociedad Americana del Cáncer
Instituto Nacional del Cáncer

Related Articles

Tipos de cáncer que padecen los adolescentes
El sistema inmunitario
Algunos tipos de cáncer que afectan a los niños
Tu sistema inmunológico
Quimioterapia
Leucemia