dev

Síndrome de colon irritable_KH_Parent

Síndrome de colon irritable

(Irritable Bowel Syndrome)

El síndrome de colon irritable es un trastorno intestinal bastante frecuente que cursa con espasmos o retortijones abdominales, flatulencia (gases), hinchazón abdominal, diarrea y/o estreñimiento. A veces se denomina "colon espástico". Estos síntomas pueden ser desencadenados por ciertos alimentos, así como por el estrés emocional, las infecciones y los traumatismos.

Aunque el síndrome de intestino irritable puede ser molesto y generar sentimientos de vergüenza en algunos niños, no provoca problemas de salud graves. El pediatra puede ayudar a su hijo a controlar los síntomas de colon irritable con medicamentos y cambios en la dieta y el estilo de vida para que pueda llevar una vida activa y sana.

¿Cuál es la causa del síndrome de colon irritable?

La causa específica del síndrome de colon irritable se desconoce, pero las investigaciones muestran que los niños que padecen este trastorno son más sensibles al dolor, el malestar y la sensación de plenitud que los niños que no lo padecen. Ciertos alimentos –como la leche, el chocolate, la cafeína, las grasas, la comida basura y los alimentos picantes- también tienden a desencadenar los síntomas de intestino irritable. En algunos casos, nunca se llegan a identifican los desencadenantes.

Los niños con síndrome de colon irritable también tienden a ser particularmente sensibles al estrés y los traumas emocionales. Puesto que los nervios del colon están íntimamente relacionados con los nervios del cerebro, el estrés y los conflictos (cosas como los problemas familiares, los cambios de casa, los exámenes, irse de vacaciones o los traumatismos) pueden afectar a las funciones intestinales.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de colon irritable?

Los niños con síndrome de colon irritable suelen presentar por lo menos dos de los siguientes síntomas durante un mínimo de tres meses a lo largo de un año:

  • dolor o molestias abdominales que se alivian con la defecación
  • dolor o molestias abdominales acompañadas de cambios en la frecuencia de las deposiciones
  • dolor o molestias abdominales acompañadas de cambios en el aspecto normal de las deposiciones. Algunos niños presentan estreñimiento: se les endurecen las heces y les cuesta esfuerzo defecar; otros presentan diarrea (y hay otros que presentan una alternancia entre estreñimiento y diarrea).

¿Cómo se diagnostica el síndrome de colon irritable?

No existe ninguna prueba específica para diagnosticar el síndrome de colon irritable. Los médicos suelen diagnosticar este síndrome elaborando la historia médica completa del paciente (incluyendo los antecedentes familiares de síndrome de colon irritable) y practicándole una exploración física completa. Responder a preguntas sobre cosas como los gases y la diarrea puede ser violento para un niño, de modo que asegure a su hijo que los médicos tratan con ese tipo de temas cada día y que el pediatra necesita esa información para ayudarle a encontrarse mejor.

Probablemente el pediatra también le formulará preguntas sobre los ambientes donde se mueve el niño, tanto en casa como en el colegio, y tal vez le sugiera llevar un registro diario para determinar si ciertos alimentos o sustancias desencadenan los síntomas del síndrome de colon irritable.

En la mayoría de los casos, los médicos no necesitan practicar otras pruebas médicas para diagnosticar el síndrome de colon irritable, pero a veces mandan análisis de sangre y de heces, así como radiografías, para descartar otros problemas intestinales.

¿Cómo se trata el síndrome de colon irritable?

El síndrome de colon irritable no tiene cura. Pero hay muchas cosas que pueden ayudar a reducir la sintomatología, como por ejemplo:

Cambios dietéticos. Algunos niños que padecen este síndrome constatan que, adoptando una serie de medidas dietéticas, consiguen reducir o eliminar los síntomas. Es conveniente que su hijo evite las comidas copiosas, las bebidas que contengan cafeína, los alimentos picantes o grasos y otros alimentos que parezcan desencadenarle los síntomas.

Cambios en el estilo de vida. Si los síntomas de su hijo parecen estar relacionados con el estrés, hable con su hijo sobre qué puede hacer o cómo puede ayudarle para afrontar las presiones y tensiones relacionadas con los estudios, el entorno doméstico y/o los amigos.

Ejercicio físico regular y reducción del estrés. El ejercicio contribuye a mejorar la digestión y también a liberar tensiones. Si su hijo padece ansiedad o depresión, el pediatra tal vez le recomiende visitar a un psicólogo o a otro profesional de la salud mental.

Medicamentos. Los médicos a veces recetan fármacos para tratar síntomas concretos del síndrome de colon irritable, como laxantes para aliviar el estreñimiento, antidiarreicos, relajantes musculares o antidepresivos. Hable con el pediatra de su hijo antes de administrar al niño ningún medicamento de venta sin receta para tratar los síntomas de colon irritable.

Recientemente se han desarrollado varios fármacos que modifican la actividad de un neurotransmisor denominado serotonina para tratar el síndrome de colon irritable, pero estos fármacos se deben utilizar con mucho cuidado en ciertos niños y adolescentes.

Reducción del estrés y estrategias de afrontamiento. La hipnosis, los ejercicios de respiración, las técnicas de relajación y la psicoterapia se están convirtiendo en formas cada vez más utilizadas y seguras de tratar este síndrome.

Aunque el síndrome de colon irritable no es grave ni puede poner en peligro la vida de un niño, puede afectar a la calidad de vida de su hijo. Es importante que pida consejo al pediatra de su hijo sobre formas de controlar los síntomas de este síndrome a fin de ayudar a su hijo a llevar una vida activa y sana.

Revisado por: Seema Kahn, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2005


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza

Related Articles

¿Por qué es inteligente hacer ejercicio?
La enfermedad celíaca
Una alimentación saludable
El aparato digestivo
Tu sistema digestivo
La historia del estrés
La tensión emocional (estrés)
Ejercicios fáciles para adolescentes
El aparato digestivo
Porque es "divertido" hacer ejercicio
Los niños y el ejercicio
Ansiedad, miedos y fobias
Ayudar a sus hijos a afrontar el estrés