dev

Resonancia magnética_KH_Parent

Resonancia magnética

Read this in English

(Magnetic Resonance Imaging (MRI))

Qué es

Las resonancias magnéticas son un análisis seguro e indoloro en el cual se utiliza un campo magnético y ondas de radio para obtener imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del cuerpo. En la resonancia magnética no se utiliza radiación y ésta es una de las diferencias que tiene con la tomografía computada (también denominada "tomografía axial computada"). El equipo de resonancia magnética está conformado por un gran imán con forma de anillo que suele tener un túnel en el centro. Los pacientes se ubican en una camilla que se desliza hacia el interior del túnel. En algunos centros, las máquinas de resonancia son abiertas, es decir que tienen aberturas más grandes y son muy útiles para los pacientes que sufren de claustrofobia. Las máquinas de resonancia magnética se encuentran en hospitales y centros radiológicos.

Durante el examen, las ondas de radio manipulan la posición magnética de los átomos del organismo, lo cual es detectado por una gran antena y es enviado a una computadora. La computadora realiza millones de cálculos que crean imágenes claras y en blanco y negro de cortes transversales del organismo. Estas imágenes se pueden convertir en fotos tridimensionales (3D) de la zona analizada. Esto ayuda a detectar problemas en el organismo.

Por qué se realiza

Las resonancias magnéticas se utilizan para detectar una variedad de afecciones, entre las que se encuentran los problemas cerebrales, de la médula espinal, el esqueleto, el tórax, los pulmones, el abdomen, la pelvis, las muñecas, las manos, los tobillos y los pies. En algunos casos, proporciona imágenes claras de partes del cuerpo que no se pueden ver con tanta claridad con las radiografías, las tomografías computadas o las ecografías. Esto hace que sea una herramienta sumamente valiosa para diagnosticar problemas en los ojos, los oídos, el corazón y el sistema circulatorio.

La capacidad de la resonancia magnética para resaltar los contrastes en los tejidos blandos hace que resulte muy útil para descifrar problemas en las articulaciones, los cartílagos, los ligamentos y los tendones. La resonancia magnética también se puede utilizar para identificar infecciones y afecciones inflamatorias, o para descartar problemas como tumores.

Preparación

En muchos casos, no es necesaria ninguna preparación especial para realizar una resonancia magnética. Sin embargo, con frecuencia los objetos metálicos producen manchas brillantes o blancas en la película. El técnico le pedirá a su hijo que se quite cualquier objeto metálico, como anteojos, alhajas, cinturones o tarjetas de crédito. Tampoco se permite introducir dispositivos electrónicos en la sala de resonancia. Los aparatos y las emplomaduras dentales no interfieren con la resonancia. También le harán preguntas para asegurarse de que su hijo no tenga clips metálicos internos de cirugías previas ni ningún otro elemento que pueda causar problemas cerca de un campo magnético fuerte.

Para que los resultados sean de la mayor calidad posible, su hijo debe quedarse totalmente quieto durante el examen. Esta es la razón por la cual es posible que se utilicen sedantes durante la resonancia magnética. Esto es común en los bebés y los niños pequeños. Si es necesario sedar a su hijo, le pedirán que haga ayuno (de alimentos y líquidos) determinada cantidad de tiempo antes de la resonancia para que tenga el estómago vacío. Es importante notificar a los técnicos acerca de cualquier enfermedad, alergia, reacciones previas a fármacos o de un embarazo. En el caso de los niños pequeños, que seguramente tendrán dificultad para quedarse quietos durante el examen, se suelen utilizar sedantes que se administran por una línea endovenosa para ayudar a su hijo a dormir durante todo el estudio. La sedación también es muy útil si su hijo sufre de claustrofobia. Para aliviar la ansiedad antes y durante el examen, algunos pacientes toman sedantes de administración oral en el camino hacia el hospital o el centro radiológico.

Puede quedarse en la sala de resonancia con su hijo hasta que comience el estudio y, en algunos centros, también le permitirán que se quede con su hijo durante todo el procedimiento. Si no puede quedarse en la sala, estará junto con el técnico en una sala contigua o le pedirán que se quede en la sala de espera. Si se encuentra cerca, podrá ver a su hijo a través de una ventana y hablar con él por un intercomunicador durante los recesos. Esto tranquilizará a su hijo si está despierto en el equipo de resonancia.

Procedimiento

Las resonancias magnéticas suelen durar entre 20 y 90 minutos, según el tipo de estudio que se esté realizando. Su hijo debe recostarse en una camilla móvil mientras el técnico lo coloca en la posición correcta. La camilla se desliza hacia el interior del túnel y el técnico toma las imágenes. Cada registro lleva unos cuantos minutos.

mri_illustration

Para detectar problemas específicos, es posible que su hijo reciba una solución de contraste por vía endovenosa. Esta solución, que no provoca dolor al entrar en las venas, permite resaltar algunas zonas del organismo, como los vasos sanguíneos, para que los médicos vean más detalles en áreas específicas. La solución de contraste que se utiliza en las resonancias magnéticas es segura y las reacciones alérgicas son muy inusuales. Antes de administrar la solución de contraste, el técnico le preguntará si su hijo es alérgico a algún medicamento o alimento.

A medida que se realiza el examen, su hijo escuchará sonidos repetitivos provenientes de la máquina. Esto es absolutamente normal. Quizá su hijo reciba auriculares para escuchar música o tapones para los oídos a fin de bloquear el ruido. Su hijo tendrá un botón para llamar si se siente incómodo durante el examen. Si está sedado, su hijo será monitoreado en todo momento. Estará conectado a una máquina para controlar su ritmo cardíaco, su respiración y el nivel de oxígeno.

Una vez finalizado el estudio, el técnico ayudará a su hijo a bajarse de la camilla. Sin embargo, si se utilizó un sedante, su hijo será trasladado al área de recuperación.

Qué esperar

Las resonancias magnéticas son indoloras. Tal vez su hijo deba quedarse quieto en la camilla entre 20 y 90 minutos para el procedimiento, pero se realizan breves recesos entre cada registro de imágenes. A menos que se utilicen sedantes o que los técnicos indiquen lo contrario, su hijo puede regresar inmediatamente a su dieta y rutina normales. Si su hijo tiene frío mientras está acostado en la camilla, se le podrá dar una manta. La mayoría de los sedantes desaparecen en 1 ó 2 horas y el material de contraste que se utiliza es expulsado del organismo en aproximadamente 24 horas.

Obtención de los resultados

Las imágenes de resonancia magnética serán analizadas por un radiólogo especialmente capacitado para leer e interpretar los registros. El radiólogo enviará un informe al médico, quien hablará con usted acerca de los resultados y le explicará qué significan. En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar directamente al paciente o a la familia en el momento del examen.

Riesgos

Las resonancias magnéticas son seguras y sencillas. El campo magnético o las ondas de radio no revisten riesgos para la salud, ya que las ondas de radio de baja energía no utilizan radiación. El procedimiento se puede repetir sin efectos colaterales.

Si su hijo debe ser sedado, existe una pequeña probabilidad de que respire más lentamente debido a los medicamentos. Si hay algún problema con los sedantes, el personal encargado de realizar la resonancia está preparado para ofrecer tratamiento inmediatamente. Las reacciones alérgicas a la solución de contraste son muy inusuales, pero los técnicos y el resto del personal están preparados para manejar estos casos.

Ayudar a su hijo

Puede ayudar a su hijo a prepararse para la resonancia magnética explicándole en qué consiste el examen en palabras sencillas antes del estudio. Asegúrese de explicarle qué parte del cuerpo será examinada y que es probable que el equipo emita un zumbido o golpeteos.

También puede ser útil recordarle a su hijo que usted estará cerca durante todo el estudio.

Si es necesario inyectar un líquido de contraste, puede decirle a su hijo que el pinchazo de la aguja será muy breve y que el examen es indoloro.

Si su hijo estará despierto durante el estudio, asegúrese de explicarle que es muy importante que permanezca quieto. El médico tal vez le sugiera que usted y su hijo recorran la sala de resonancia antes de realizar el examen.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del procedimiento de resonancia magnética, hable con su médico. También puede hablar con el técnico encargado de realizar la resonancia antes del estudio.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: octubre de 2008


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud

Related Articles

Obtención de una resonancia magnética, RM (video)
Obtención de una resonancia magnética, RM (video)
Resonancia magnética: cerebro
Resonancia magnética: columna lumbar