dev

Relaciones que no te interesan (relaciones abusivas)_KH_Teen

Relaciones que no te interesan (relaciones abusivas)

(Abusive Relationships)

Cuando Juan y Sara empezaron a salir juntos, Sara era la envidia de todas sus amigas. Juan parecía el chico perfecto: inteligente, sensible, divertido, atlético y atractivo.

Durante los dos primeros meses, Sara pensó que nunca había sido tan feliz. Pero empezó a echar de menos a sus amigas y a su familia, porque cada vez pasaba más tiempo con Juan y menos con otras personas. Eso le resultaba más fácil que tener que responder a las interminables preguntas que le hacia Juan, quien quería saber todo lo que hacia en cada momento.

Las amigas de Sara comenzaron a preocuparse cuando su comportamiento empezó a cambiar. Dejaron de interesarle las cosas con las que siempre había disfrutado, como la natación y las salidas de compras. Se volvió introvertida y taciturna. Cuando sus amigas le preguntaban si tenía algún problema con Juan, ella lo negaba. ¿Qué estaba ocurriendo?

Lee este artículo para saber si una amiga o amigo está siendo objeto de malos tratos o víctima de violencia en el seno de una relación sentimental y qué puedes hacer para ayudar.

¿Qué son los malos tratos?

Todo el mundo ha oído canciones sobre el sufrimiento que puede provocar el amor. Pero eso no se refiere al dolor físico: una persona que te quiere jamás debería maltratarte. Las relaciones saludables implican respeto, confianza y consideración hacia la otra persona.

Lamentablemente, muchas relaciones se vuelven violentas. De hecho, 1 de cada 11 estudiantes secundarios realizan denuncias de violencia física de parte de su pareja.

A veces los malos tratos o la violencia se pueden confundir con el hecho de estar pendiente, preocuparse y cuidar de una persona. En algunos casos, resulta incluso halagador; por ejemplo, piensa en una amiga cuyo novio es sumamente celoso. Tal vez hayas pensado en alguna ocasión que el novio de tu amiga está muy enamorado y se preocupa mucho por ella. Pero, en realidad, los celos desmesurados y el comportamiento controlador no son en absoluto signos de afecto. El amor implica respeto y confianza; no significa estar constantemente preocupado por el posible final de la relación.

Los malos tratos y la violencia pueden ser físicos, psicológicos o sexuales. Dar bofetadas, puñetazos o patadas son formas de violencia física que se pueden dar tanto en las relaciones de pareja como en las de amistad.

El maltrato psicológico, como meterse con alguien, intimidarlo y humillarlo, puede ser difícil de detectar porque no deja marcas o cicatrices visibles. Las amenazas, los insultos, las descalificaciones y el desprecio son formas de maltrato psicológico que pueden hacer mucho daño y dejar trastornos emocionales -no sólo mientras ocurren sino también a largo plazo.

Cualquier persona puede ser víctima de abuso sexual, sin importar si es hombre o mujer. No está bien forzar a otra persona a participar en ningún tipo de experiencia sexual no deseada.

El primer paso para escapar de una relación violenta es darte cuanta de que todo el mundo tiene derecho a que lo traten con respeto y a no recibir malos tratos físicos, sexuales o psicológicos.

Signos de que estás siendo víctima de malos tratos o violencia

A continuación, encontrarás algunas señales de que puedes estar manteniendo una relación caracterizada por la violencia. Debes estar atento si tu pareja hace algo de lo siguiente:

  • te provoca daños físicos de cualquier forma, incluidas las bofetadas, los empujones, las sacudidas, las cachetadas, las patadas o los puñetazos
  • intenta controlar diferentes aspectos de tu vida, por ejemplo, cómo vistes, a quién frecuentas y qué dices
  • con frecuencia, te humilla o te hace sentir que no vales nada; por ejemplo, te desacredita pero dice que te quiere
  • te amenaza con hacerte daño si terminas la relación
  • deforma la realidad para hacerte sentir que eres tú quien tiene la culpa de su comportamiento
  • te exige que le informes siempre adónde vas
  • se pone celosa y se enfada constantemente cuando quieres pasar tiempo con tus amigos

Cualquier acercamiento sexual que no desees o que te haga sentir incómodo es una señal de alarma de que la relación que mantienes necesita basarse más en el respeto mutuo. Frases como: "Si me quisieras de verdad, harías…" también deberían ponerte sobre aviso. Este tipo de afirmaciones no son más que un chantaje emocional realizado por una persona que sólo busca conseguir lo que desea. Confía en tu intuición. Si sientes que algo no está bien, es probable que así sea.

Signos de que un amigo está siendo víctima de malos tratos o de violencia

Además de las señales que ya mencionamos, aquí encontrarás algunos signos de que una persona puede estar siendo maltratada por su pareja:

  • Moretones, fracturas, distensiones, heridas o marcas corporales inexplicables.
  • Tendencia excesiva a culparse o avergonzarse sin motivo aparente.
  • Alejamiento y actitud reservada con los amigos y la familia.
  • Dejar de asistir a las celebraciones escolares o sociales con la excusa de que no les ve ningún sentido.

Las víctimas de malos tratos o violencia necesitan que alguien las escuche y crea en ellas. Tal vez no quieran contárselo a sus padres por temor a verse obligadas a poner fin a la relación. Estas personas a menudo creen que la violencia es culpa suya; que "se lo han buscado" o que no merecen nada mejor. Pero nadie merece que lo maltraten. Tu amigo necesita que lo ayudes a entender que lo que le ocurre no es por su culpa, que no es una mala persona. La persona que ejerce la violencia tiene graves problemas y necesita ayuda profesional.

Si un amigo está recibiendo malos tratos, necesita tu paciencia, tu cariño y tu comprensión. También necesita que lo animes a pedir ayuda a un adulto inmediatamente, por ejemplo, a sus padres o al psicólogo escolar. Lo que más necesita es ser escuchado sin ser juzgado. Se necesita mucho valor para reconocer que uno está siendo objeto de malos tratos; haz que tu amigo sepa que tiene todo tu apoyo.

Cómo puedes ayudarte a ti mismo

¿Qué deberías hacer si estás siendo víctima de cualquier tipo de malos tratos o violencia? Si crees que amas a una persona, pero con frecuencia le tienes miedo, ha llegado el momento de poner fin a esa relación cuanto antes. Mereces que te traten con respeto y puedes encontrar ayuda.

Primero, protégete. Un adulto en quien confíes te puede ayudar. Si la persona que te maltrata te ha agredido físicamente, solicita atención médica inmediatamente o llama a la policía. Agredir físicamente a una persona es un delito, al igual que la violación, incluso si el violador es una persona con quien mantienes una relación sentimental.

Evita aislarte de tus amigos y familiares. Tal vez no sepas a quién acudir o quizás te avergüences de lo ocurrido, pero será entonces cuando necesitarás más apoyo. Muchas personas, como los psicólogos, médicos, profesores, entrenadores y tus amigos querrán ayudarte; permíteles que lo hagan.

No creas que puedes salir de esta situación tú solo. Tus familiares y amigos que te aprecian y se preocupan por ti pueden ayudarte a superarlo. Es importante que sepas que el hecho de pedir ayuda no es ningún signo de debilidad: por el contrario, indica que eres muy valiente y estás dispuesto a defenderte.

Dónde obtener ayuda

Acabar con los malos tratos y la violencia en las relaciones que mantienen los adolescentes es algo que compete a toda la sociedad y hay mucha gente dispuesta a ayudar. En el directorio telefónico local encontrarás líneas de ayuda para adolescentes, centros especializados en crisis y líneas de emergencia en caso de violencia o abuso. Estas organizaciones cuentan con personal capacitado que podrá escucharte, comprenderte y ayudarte. Además, puedes solicitar información y apoyo a líderes religiosos (sacerdotes, pastores o consejeros espirituales), al personal de enfermería de tu colegio, tus profesores, al psicólogo escolar, tu médico y otros profesionales de la salud.

También puedes participar en tu escuela o tu comunidad para ayudar a evitar futuros actos de violencia, maltrato o abuso en relaciones sentimentales. “Safe Dates” es un ejemplo de un programa escolar. Habla con los psicólogos de tu escuela para iniciar un grupo o para encontrar otras maneras de participar y asegurarte de que las personas de tu escuela no sean víctimas de maltrato, violencia o abuso en sus relaciones de pareja.

Recuerda que en el amor no tienen cabida los malos tratos.

Actualizado y revisado por: Michelle New, PhD
Fecha de la revisión: noviembre de 2007


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza

Related Articles

La tensión emocional (estrés)
Cómo reaccionar ante la intimidación
Depresión
Cinco formas de curar "un corazón roto"