dev

Radioterapia_KH_Kids

Radioterapia

(Radiation Therapy)

¿En qué piensas cuando escuchas la palabra radiación? ¿Piensas en una radiografía con rayos X para tus dientes o un hueso roto? ¿O piensas en algo peligroso? La radiación es difícil de comprender porque no podemos verla. Se trata de un proceso en el cual la energía se emite en forma de partículas o rayos. Por ejemplo, el sol emite un tipo de radiación.

La radiación está presente en todos lados: en la tierra, el agua, los alimentos, los materiales para la construcción e, incluso, en nuestros cuerpos. El exceso de radiación puede ser nocivo, pero en las cantidades exactas, la radiación tiene muchos usos. Se la puede utilizar para sacar radiografías, crear electricidad e incluso dar energía a los submarinos. Además, la radiación se puede utilizar para ayudar a las personas que padecen cáncer.

La radioterapia es un tratamiento para niños y adultos con cáncer. Tanto los niños como los adultos pueden sufrir de cáncer, pero en los niños es muy poco común. El cáncer es una enfermedad que hace que las células normales del cuerpo crezcan descontroladamente. Si no se realiza un tratamiento, estas células pueden crecer por todo el cuerpo y enfermar gravemente a la persona. La radioterapia destruye las células cancerosas y evita que crezcan y se multipliquen. Cuantas menos células cancerosas haya, mejor, porque entonces la persona comenzará a sentirse bien nuevamente.

¿Cómo se administra la radioterapia?

Es posible tratar el cáncer únicamente con radioterapia o en combinación con la quimioterapia y la cirugía. La quimioterapia es un tratamiento que utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. A algunas personas primero se les hace una cirugía para quitar las células cancerosas o tumores y después se les aplica radioterapia. El tratamiento de cada persona depende del tipo de cáncer que padece.

Un médico llamado “oncólogo” decidirá si la radioterapia es la mejor opción para el paciente. A veces, las personas deben permanecer en el hospital para recibir la radioterapia, pero, en la mayoría de los casos, el paciente va al hospital o el consultorio médico para recibir el tratamiento y después regresa a su casa.

La radioterapia se puede administrar de dos maneras. Es posible dirigir la radiación directamente hacia la parte externa del cuerpo del paciente. En este caso, la radiación se denomina "radiación externa". O se puede administrar una terapia de radiación en la que se coloca la radiación en el interior del cuerpo. En este caso, recibe el nombre de “radioterapia interna” (se coloca material radioactivo directamente en el tumor). Algunas personas reciben ambos tipos de radioterapia, pero la radiación interna no se usa con mucha frecuencia para tratar a niños con cáncer.

¿Qué sucede durante la radioterapia?

Como la radioterapia debe hacerse con gran exactitud, primero el paciente debe hacer un simulacro. Durante este proceso, la persona se recuesta sobre una camilla rígida, especial para la aplicación de rayos X, mientras un radioterapeuta utiliza un equipo especial denominado “simulador” para definir el área a tratar. Cuando el terapeuta sabe exactamente en qué lugar del cuerpo se debe aplicar el tratamiento de radiación, lo marca con tinta. Este “tatuaje” no se debe limpiar ya que estas marcas ayudan a identificar el lugar donde se va a aplicar la radiación en cada tratamiento.

En cada cita, se coloca una máquina grande para emitir la cantidad exacta de radiación que se necesita a fin de destruir las células. En general, una persona recibe la dosis diaria de radiación en unos pocos minutos. Durante el tratamiento, la persona debe quedarse bien quieta.

Quienes reciben radioterapia externa suelen ir al hospital los días de semana durante varias semanas. Las dosis de radiación son pequeñas, pero son lo suficientemente potentes como para matar las células cancerosas. Es posible que la radiación también dañe las células normales. Los descansos sin radioterapia durante los fines de semana permiten que las células normales se recuperen y que crezcan células nuevas sanas.

¿Cómo se sienten las personas que reciben radioterapia?

La radioterapia no duele y es imposible ver, oler o sentir la radiación. Pero estos tratamientos pueden provocar algunos problemas de salud temporales que reciben el nombre de “efectos secundarios”. Los tipos de efectos secundarios del paciente dependen del lugar en el que se aplica la radiación y de la dosis, o de la cantidad de radiación que recibe el paciente. Los efectos secundarios comunes incluyen la caída del cabello, las erupciones cutáneas, las náuseas, los vómitos y la diarrea. Todos estos efectos secundarios mejoran cuando desaparecen los efectos de la radiación.

Es normal que un niño que recibe radioterapia se sienta nervioso. Es importante recordar que los padres estarán allí para ayudar. Además, los médicos, los enfermeros y otros profesionales de la salud pueden responder preguntas para ayudar a que los pacientes se sientan cómodos. Es una buena idea visitar el centro en el que se realizará el tratamiento para que el paciente conozca el lugar y a las personas que trabajan allí. A continuación, encontrarás más consejos para ayudar a que una persona se sienta mejor durante el tratamiento:

  • Descansa mucho.
  • Intenta comer alimentos sanos y bebe mucho líquido.
  • Pregúntale al médico si puedes tomar algún medicamento que te quite las náuseas y las molestias estomacales.
  • Protege la piel afectada del sol y pregunta si hay cremas especiales para las erupciones cutáneas.

Después del tratamiento con radiación, los pacientes visitan al médico para que les haga controles. En muchos casos, la persona estará bien y camino a recuperarse del cáncer.

Revisado por: Donna Patton, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2010


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza
Alex's Lemonade Stand Foundation for Childhood Cancer

Related Articles

¿Qué es el cáncer?
La historia del Hodgkin de Amanda