dev

Neumonía_KH_Kids

Neumonía

Read this in English

(Pneumonia)

Estás jugando bajo la lluvia, saltando de charco en charco, cuando alguien te grita: "Ponte a cubierto o pillarás una pulmonía". Pero ¿qué es una pulmonía o una neumonía? ¿Y se puede contraer jugando bajo la lluvia?

¿Qué es la neumonía?

La neumonía, también denominada “pulmonía”, es una infección que afecta a uno o ambos pulmones. Para entender qué implica esto, necesitas saber qué son los pulmones y qué función desempeñan. Cuando inspiras, se te llenan los pulmones de oxígeno. El oxígeno pasa por los bronquios, que tienen múltiples ramificaciones que acaban en los denominados alvéolos pulmonares, desde los cuales el oxígeno pasa al torrente sanguíneo.

Los alvéolos pulmonares son una especie de saquitos cubiertos de unas venas diminutas denominadas capilares. ¿Cómo es posible que unas cosas tan pequeñas sean las encargadas de llevar el oxígeno a la sangre? ¡Tenemos unos 600 millones de alvéolos en los pulmones! Cuando el aire rico en oxígeno llega a los alvéolos puede ser absorbido por la sangre. Entonces los glóbulos rojos pueden llevar el oxígeno a todo el cuerpo, que necesita oxígeno para poder funcionar adecuadamente y seguir vivo.

Pero, cuando una persona tiene neumonía, sus pulmones no pueden desempeñar correctamente esa importante función. ¿Por qué? Porque esta infección produce un fluido que obstruye los alvéolos, lo que dificulta que el oxígeno pase al torrente sanguíneo. La persona podrá seguir respirando, pero le resultará más difícil hacerlo, sobre todo si tiene afectados ambos pulmones.

La neumonía se puede dar en personas de todas las edades, desde bebés de pocos días hasta personas muy ancianas. El hecho de mojarse cuando llueve no puede provocar una neumonía, pero las infecciones por virus o bacterias que se pueden contraer cuando se pasa fío pueden evolucionar a una neumonía. Un catarro o una gripe muy fuertes o mal curados pueden complicarse y acabar desembocando en una neumonía. Esto se debe a que el catarro o la gripe irritan los pulmones, creando un ambiente propicio para la proliferación de los gérmenes que provocan la neumonía.

¿Cómo se encuentra uno cuando tiene neumonía?

La mayoría de los niños que tienen neumonía se encuentran mal. Los síntomas concretos de la neumonía varían en función del estado general de salud que tenía el niño antes de enfermar y de si la neumonía está provocada por un virus o una bacteria. En la neumonía bacteriana, se suele enfermar súbitamente y, por lo general, se tiene fiebre alta y escalofríos. La neumonía de origen vírico suele aparecer más lentamente y tarda más tiempo en curarse.

En cualquier caso, un niño con neumonía tendrá síntomas similares a los de la gripe, como dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares y tos. Además, la neumonía suele provocar dolor de pecho y la sensación de que te cuesta coger aire al respirar. Algunos afectados respiran más deprisa que de costumbre y/o tienen tos y flemas. La neumonía también puede provocar molestias estomacales y pérdida del apetito. Contraer una neumonía no hace ninguna gracia pero, con el tratamiento adecuado, la mayoría de los niños se recuperan por completo.

¿Qué hacen los médicos?

Para diagnosticarte una neumonía, en caso de que la tengas, primero el médico te hará preguntas sobre cómo te encuentras –incluyendo cómo respiras- y te explorará. Te auscultará con un estetoscopio para escuchar cómo “te suenan” los bronquios al respirar. Solemos pensar en el estetoscopio como un instrumento que se utiliza para escuchar el latido del corazón, pero los médicos también lo utilizan para saber cómo funcionan los pulmones de sus pacientes.

Los pulmones no laten, pero los médicos pueden oír los ruidos que hacen al respirar. Si tienes fluido en los pulmones -un signo de neumonía- el médico te oirá un ruido ronco o sibilante en los pulmones conocido como estertor.

Si el médico cree que puedes tener neumonía, probablemente te mandará una radiografía de tórax (otra forma de decir pecho). Las radiografías permiten detectar signos de infección en los pulmones. La acumulación de fluido o mucosidad se suele ver como una zona blanquecina más densa de lo normal en el área normalmente traslúcida de los pulmones. Las radiografías también pueden ayudar a determinar si la infección es o no de origen bacteriano.

No más neumonías

Si tu neumonía ha sido provocada por bacterias, el médico te recetará antibióticos. Si el médico cree que vas a vomitar la medicación o si te cuesta respirar, te tratarán en un hospital mediante una vía intravenosa (IV).

Los antibióticos no sirven para tratar las infecciones provocadas por virus, de modo que, si tienes una neumonía vírica, solo te recetarán medicamentos para bajarte la fiebre y tal vez antitusígenos (medicamentos para inhibir la tos). Independientemente del germen concreto que haya provocado la neumonía, siempre es recomendable hacer reposo y beber abundante líquido.

Cómo prevenir la neumonía

Hay varias formas de protegerse de la neumonía. Una de ellas es llevar al día el calendario de vacunaciones sistemáticas, ya que hay una vacuna que permite prevenir un tipo de neumonía conocida como neumocócica. Ponerse la vacuna antigripal también puede ayudar a protegerse de la neumonía, especialmente a aquellos niños que tienen asma o determinadas afecciones pulmonares. Dormir lo suficiente también es muy importante, ya que la falta de sueño puede hacer que al sistema inmunológico de una persona le resulte más difícil luchar contra las infecciones.

¿Qué más? Lávate las manos, por descontado. El hecho de lavarte las manos regularmente con agua y jabón puede ayudarte a evitar catarros y gripes e impedir que te infectes con los desagradables gérmenes que pueden provocar una neumonía. ¡O sea que lávate las manos y deja que esos molestos gérmenes se vayan por las cañerías!

Revisado por: Kate Cronan, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2005


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza

Related Articles

Plántale cara al catarro
Guía sobre la fiebre para niños
Tus pulmones y tu sistema respiratorio
¿Por qué tengo que lavarme las manos?