dev

¿Es la vacuna antigripal una buena idea para su familia?_KH_Parent

¿Es la vacuna antigripal una buena idea para su familia?

Read this in English

(Is the Flu Vaccine a Good Idea for Your Family?)

Sobre la estación de la gripe

La estación de la gripe transcurre desde noviembre a abril, con la mayoría de los casos se da entre fines de diciembre y principios de marzo, pero la vacuna, por lo general, se ofrece entre septiembre y mediados de noviembre (y puede administrarse en otros momentos del año).

MESES PICO DE LA ESTACION DE LA GRIPE

Recibir la vacuna antes de que la estación de gripe esté afectando con toda su fuerza le da la oportunidad al cuerpo de aumentar la inmunidad contra el virus y protegerse de éste. Aunque la vacuna puede colocarse durante la estación de gripe, es mejor tratar de aplicársela antes de que ésta comience. Sin embargo, aún cuando falten 2 ó 3 meses para que finalice la estación, es una buena idea protegerse si la vacuna se encuentra disponible en su área.

En los momentos en que la vacuna escasea, algunas personas la necesitan más que otras. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) con frecuencia recomiendan que ciertos grupos de alto riesgo tengan prioridad cuando los suministros de la vacuna antigripal sean limitados. Llame a su médico o al departamento de salud pública local para obtener información acerca de la disponibilidad de la vacuna en su área.

En la actualidad, se encuentra disponible una opción distinta a la vacuna inyectada, la vacuna en nebulizador nasal, pero como ésta contiene virus vivos atenuados de la gripe, no es apta para personas con sistemas inmunes debilitados o ciertas enfermedades. La vacuna en nebulizador nasal sólo es apta para personas saludables de entre 2 y 49 años, excepto mujeres embarazadas. Consulte a su médico para saber si su hijo puede, o debe, recibir este tipo de vacuna antigripal.

¿Quién debe administrarse la vacuna antigripal?

Los funcionarios federales de salud en la actualidad alientan a que todos los niños mayores de 6 meses de edad (en lugar de sólo los más jóvenes, como antes) reciban la vacuna antigripal. Aunque los niños pequeños (de 6 meses a 5 años de edad) aún se consideran el grupo de niños que más necesita esta vacuna, las guias actualizadas del CDC ahora recomiendan que todos los niños mayores y adolescentes también la reciban (siempre que haya vacunas suficientes disponibles).

Otros grupos de niños de alto riesgo que deben recibir la vacuna antigripal incluyen los siguientes:

  • aquellos nacidos prematuramente y que tengan un mayor riesgo de desarrollar problemas pulmonares si contraen gripe
  • aquellos que sufran trastornos cardíacos o pulmonares crónicos, entre los que se incluye el asma
  • aquellos que sufran enfermedades crónicas, tales como la diabetes , enfermedades renales, anemia severa o inmunodeficiencia (entre las que se incluyen el VIH/SIDA y la inmunosupresión causada por medicamentos)
  • aquellos que están en terapia de aspirina a largo plazo y puedan estar en riesgo de sufrir el Síndrome de Reye si contraen la gripe
  • aquellos que vivan con alguien que pertenezca a alguno de los grupos de alto riesgo antes mencionados

Los adultos de alto riesgo que deben recibir la vacuna antigripal son los siguientes:

  • aquellos que sufren trastornos pulmonares o cardíacos crónicos
  • aquellos que sufran enfermedades crónicas, tales como la diabetes , enfermedades renales, anemia severa o inmunodeficiencia (entre las que se incluyen el VIH/SIDA y la inmunosupresión causada por medicamentos)
  • las mujeres embarazadas
  • los residentes de centros de enfermería y otras instalaciones que se encarguen del cuidado de personas que sufren de enfermedades crónicas
  • los trabajadores de atención médica y otros empleados de hospitales, centros de enfermería e instalaciones para la atención de enfermedades crónicas y otras instalaciones ambulatorias que se encargan de la atención de los pacientes
  • la policía, los bomberos y otros trabajadores de la seguridad pública
  • aquellos que estén planificando un viaje a los trópicos en cualquier momento o al hemisferio sur desde abril hasta septiembre y no recibieron la vacuna antigripal el año anterior
  • todas las personas mayores de 50 años
  • todas las personas que cuidan de cualquier persona que pertenezca a alguno de los grupos de alto riesgo, al igual que cualquier persona que viva con este grupo de alto riesgo

Si desea recibir la vacuna antigripal y no pertenece a los grupos de alto riesgo enumerados con anterioridad, consulte al médico para conocer la disponibilidad de la vacuna.

Entre las personas que no deben recibir la vacuna antigripal se incluyen:

  • las personas que sufren una alergia grave a los huevos y a los productos que deriven de éstos (los ingredientes para las vacunas antigripales crecen dentro de los huevos, por lo tanto, infórmele al médico si su hijo es alérgico a este producto o sus derivados, antes de recibir la vacuna)
  • los niños menores de 6 meses
  • las personas que hayan experimentado alguna vez una reacción grave a una vacuna antigripal (aunque la mayoría de las personas no experimenta efectos secundarios a causa de la vacuna)
  • las personas que sufren el síndrome de Guillain-Barré (GBS, por sus siglas en inglés), una enfermedad poco frecuente que afecta al sistema inmune y los nervios
  • las personas que tienen fiebre

A los niños menores de 9 años que se les administre una vacuna antigripal por primera vez se les realizarán dos aplicaciones por separado, con un mes de diferencia entre ambas. Puede llevar entre 1 ó 2 semanas luego de la vacunación para que el cuerpo aumente la protección contra la gripe.

Cómo funciona la vacuna antigripal

Las vacunas antigripales se encuentran disponibles como vacuna injectable o nebulizador nasal. Como inyección, la vacuna contiene virus muerto de la gripe que no causará la gripe, pero preparará al cuerpo para que combata la infección provocada por el virus vivo. Recibir una vacuna del virus muerto significa que una persona está protegida contra ese tipo específico del virus vivo de la gripe en caso de que entre en contacto con él. La vacuna en nebulizador nasal contiene virus vivos debilitados de la gripe. Dado que ésta contiene virus vivos, el nebulizador no es apto para las personas con sistemas inmunes debilitados o que sufren ciertas enfermedades.

Aunque usted o su hijo hayan recibido la vacuna el año pasado, eso no los protegerá de contraer la gripe este año, ya que la protección desaparece y los virus de la gripe cambian constantemente. Este es el motivo por el cual la vacuna se actualiza todos los años, para incluir las cepas más actuales del virus.

La vacuna antigripal reduce las posibilidades de la persona promedio de contraer la gripe hasta un 80% durante la estación. Dado que la vacuna evita la infección con sólo unos pocos virus que pueden provocar síntomas similares a los de la gripe, no es una garantía contra la enfermedad. No obstante, si alguien que se ha vacunado contra la gripe la contrae, por lo general, los síntomas serán menos y más leves.

Efectos secundarios

Para reiterar: la mayoría de las personas no experimenta efectos secundarios de la vacuna antigripal. De acuerdo con el CDC, la vacuna antigripal prácticamente nunca causa daños graves. Algunas de las personas vacunadas pueden sufrir sensibilidad o hinchazón en el sitio de la inyección o efectos secundarios leves, tales como dolor de cabeza o fiebre baja.

Aunque estos efectos secundarios pueden durar un día, la gripe puede tumbarlo entre 2 y 3 semanas y puede provocar complicaciones, como neumonía, infecciones en el oído y para nasales y otros problemas respiratorios.

Si su hijo sufre estos síntomas luego de haberse vacunado contra la gripe, coloque una compresa caliente en el sitio de la inyección para aliviar la sensibilidad o la hinchazón, y adminístrele acetaminofén o ibuprofeno para el dolor de cabeza o la fiebre baja. No le administre aspirina a su hijo, a menos que el médico le indique que lo haga.

Un mito común acerca de la vacuna antigripal es que realmente puede causar la gripe. Pero, la vacuna antigripal utilizada en los Estados Unidos está hecha de virus de la gripe muertos, lo que significa que es imposible contraer la gripe por su aplicación. No obstante, dado que la vacuna antigripal en aerosol nasal está hecha de virus vivos, puede provocar síntomas similares a los de la gripe, entre los que se incluyen, goteo nasal, dolor de cabeza, vómitos, dolores musculares y fiebre.

¿Dónde puede mi familia recibir la vacuna antigripal?

Las vacunas antigripales se encuentran disponibles en:

  • muchos establecimientos para el cuidado de la salud, entre los que se incluyen los consultorios de los médicos y clínicas de atención médica públicas, de empleados y universitarias
  • algunas farmacias
  • algunos supermercados
  • algunos grupos comunitarios

Si cuenta con un plan de seguro de la Organización para el Mantenimiento de la Salud (HMO, por sus siglas en inglés), asegúrese de consultar a su médico primario antes de que los niños sean vacunados fuera del consultorio, ya que la mayoría de las HMO pagaran estas vacunaciones sólo si se reciben por medio del plan. Medicare cubre las vacunas antigripales para ciudadanos mayores y, por lo general, también las cubren los seguros para personas que pertenecen a otros grupos de alto riesgo. De lo contrario, las vacunas antigripales pueden costar entre $10 y $50 en cualquier otro lugar. Si opta por la vacuna antigripal en nebulizador nasal, consulte para saber si su plan de seguro la cubre.

Otras medidas de prevención

No existe ninguna garantía, entre la cual se incluye estar vacunado, para evitar contraer la gripe. Sin embargo, entre las precauciones que pueden ayudar a protegerlo a usted y a su familia se pueden mencionar las siguientes:

  • evite las grandes multitudes siempre que sea posible
  • lávese las manos de forma correcta
  • no recoja nunca pañuelos usados
  • no comparta nunca los vasos ni los utensilios para comer
  • permanezca en su hogar, no concurra al trabajo o a la escuela, si alguien contrajo la gripe
  • cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosa o estornude

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: septiembre 2008


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud

Related Articles

Gripe
Preguntas y respuestas: gripe H1N1
Guía sobre la gripe H1N1 para padres