dev

Evaluación de la audición en los niños(as)_KH_Parent

Evaluación de la audición en los niños(as)

Read this in English

(Hearing Evaluation in Children)

Durante los primeros cinco años de vida, el sentido de la audición o la capacidad auditiva es una parte crítica en el desarrollo social, emocional y cognitivo de los niños(as). Una pérdida leve o parcial de la audición puede afectar la capacidad de un niño(a) de hablar y entender el lenguaje.

La pérdida de la audición es un defecto de nacimiento muy común. Aproximadamente de uno a tres de cada 1,000 bebés nace con cierto grado de insuficiencia o defecto en la audición. Existen un número de factores que pueden predisponer a la pérdida de la audición, y la mitad de las veces no se ha encontrado una causa.

Ear graphic in Spanish

La buena noticia es que los problemas de la audición pueden ser tratados si se detectan temprano – idealmente hasta el momento en el que el bebé tiene tres meses de edad. Así que es importante chequear la capacidad auditiva de su niño(a) temprano y continuar las evaluaciones regularmente durante su vida.

Causas de la pérdida de la audición

  • Nacimiento prematuro.
  • Haber permanecido en la unidad de cuidados intensivos.
  • Bilirrubina alta que haya requerido una transfusión.
  • Consumo de medicamentos que pueden provocar la pérdida de la audición.
  • Historia familiar de pérdida de la audición en los niños(as).
  • Complicaciones durante el parto.
  • Infecciones frecuentes del oído; enfermedades infecciosas como la meningitis o el virus cytomegalovirus (CMV).
  • Exposición a sonidos muy estridentes, aunque hayan sido de breve duración.

¿Cuándo debo chequear la audición de mi hijo(a)?

La mayoría de los niños(as) que nacen con deficiencia en su capacidad auditiva pueden confirmar esta condición a través de un examen de audición. Pero en algunos casos, la pérdida de la audición puede haber sido ocasionada por infecciones, trauma, niveles de sonido dañinos y el problema no aparece hasta más adelante en la niñez. Así que es importante evaluar la audición de su hijo(a) regularmente hasta que crezca.

Su recién nacido(a) probablemente tendrá una evaluación de la audición antes de que le den de alta en el hospital (la mayoría de los estados requieren una evaluación auditiva. Si su bebé no ha realizado esta prueba o si nació en casa o en un centro de nacimiento, es importante tener un examen para evaluar su capacidad auditiva durante las primeras semanas de vida.

Si su bebé no obtiene un resultado esperado en el examen de audición, esto no significa que él o ella tenga un problema de audición. Puede que fluidos u otras sustancias en el oído interfieran con este examen, por ello es común que estos exámenes tengan que realizarse de nuevo para poder confirmar un diagnóstico.

Si su recién nacido no obtiene una prueba inicial de audición satisfactoria, es importante realizar una segunda prueba después de tres meses, para comenzar un tratamiento inmediatamente. El tratamiento para tratar la pérdida de la audición puede tener mayor efectividad si se comienza en el momento en el que el niño(a) tiene seis meses de edad.

Los niños que parecen tener una audición normal deben continuar sus evaluaciones auditivas regularmente, de acuerdo a las citas con su pediatra, a través de su infancia. Las evaluaciones de la audición generalmente se realizan a los 4, 5, 6, 8, 10, 12, 15, y 18 años de edad y durante cualquier otro período si existe una razón para ello. Pero si usted está preocupado(a) al observar que su hijo(a) parece tener problemas al escuchar, o si el desarrollo del habla parece anormal o difícil de entender, usted debe hablar con su doctor al respecto.

Síntomas de la pérdida de la audición

Incluso si su recién nacido no demuestra problemas en el examen de audición, es importante continuar observándolo(a) para tener la certeza de que no tiene ningún problema de audición.

Hearing Evaluation Esp

A continuación detallamos algunos niveles importantes que su hijo debe haber alcanzado durante su primer año de vida:

  • La mayoría de los recién nacidos reaccionan o "saltan" al escuchar sonidos altos repentinos.
  • A los tres meses, el bebé suele reconocer la voz de sus padres.
  • A los seis meses, un infante generalmente puede dirigir sus ojos o cabeza al lugar de donde proviene un sonido.
  • A los 12 meses, un niño(a) puede generalmente imitar algunos sonidos y producir algunas palabras como "Mamá" , "bye-bye" o "adiós".

A medida que su bebé crece y se convierte en un infante, algunos síntomas de la pérdida de la audición incluyen:

  • Habla limitada, pobre o total incapacidad de hablar.
  • Falta de atención frecuente.
  • Necesidad frecuente de incrementar el volumen de la televisión.
  • Incapacidad de responder a un nivel auditivo de conversación normal o contestaciones inapropiadas durante una conversación.

Tipos de pérdida de la audición

La pérdida de la audición conductiva es causada por una interferencia en la transmisión del sonido al oído interno. Los infantes y los niños(as) pequeños frecuentemente desarrollan pérdida de la audición conductiva debido a las infecciones de oído. Esta pérdida de la audición generalmente es leve, temporal y tratable con medicamentos.

La pérdida de la audición sensorineural incluye malformación, disfunción o daño del oído interno, nervio auditivo o raramente de la corteza cerebral auditiva. El tipo más común de pérdida de la audición sensorineural es la forma coclear y éste a su vez por daño de las células pilosas internos, externos, o mixta. Generalmente esta condición está presente desde el nacimiento y puede ser hereditaria u ocasionada por una serie de factores médicos, pero a veces la causa es desconocida. Este tipo de pérdida de la audición generalmente es permanente.

El grado de pérdida de la audición sensorineural puede ser leve, moderado, severo o profundo. Algunas veces la pérdida es progresiva (la audición poco a poco disminuye) y algunas veces es unilateral (solamente en un oído).

Debido a que la pérdida de la audición puede ser progresiva, deben realizarse varios exámenes de audición. La pérdida de la audición sensorineural generalmente no es reversible médica o quirúrgicamente, pero los niños(as) con esta condición pueden obtener ayuda con aparatos para ayudar a oír (audífonos).

Una combinación de perdida de la audición ocurre cuando ambas, la pérdida de la audición conductiva y sensorineural ocurren al mismo tiempo.

Una pérdida de la audición central comprende las áreas del cerebro a cargo de la audición, cuyos síntomas pueden manifestarse como dificultad al "procesar" el habla y otro tipo de información auditiva. A este tipo de condición se le conoce como Trastorno del Procesamiento Auditivo, conocido en inglés como "Auditory Processing Disorder" y puede ser diagnosticado erróneamente como un trastorno mental.

¿Cómo se realiza la prueba de la audición en mi hijo(a)?

Existen varios métodos de examinar la audición de un niño(a). El método escogido dependerá en parte de su edad, desarrollo y condición de salud.

Los exámenes auditivos basados en comportamiento comprenden la observación cuidadosa de la conducta de un niño(a) al responder a sonidos como un discurso calibrado y tonos puros de diferente agudeza (frecuencia). Algunas veces, otras señales calibradas se utilizan para obtener información sobre frecuencia.

La respuesta como conducta pueden ser los movimientos del ojo de un infante, un niño(a) pequeño volteando su cabeza para escuchar, un pre-escolar colocando una pieza de juego durante un ejercicio o un escolar que levanta su mano para señalar. Las respuestas del habla pueden comprender la identificación de una foto o una palabra o repetir palabras a un nivel suave y cómodo. Los niños(as) aun muy pequeños son responder a de varias pruebas basadas en comportamiento.

Las pruebas psicológicas no son pruebas de audición pero son medidas que pueden estimar parcialmente la función auditiva. Estas pruebas son utilizadas en los niños(as) que no pueden ser examinados con pruebas basadas en comportamiento debido a su corta edad, retrasos en el desarrollo u otras condiciones médicas, y en algunas condiciones pueden ayudar a establecer el estado defuncionamiento de un sistema auditivo con problemas.

Respuesta Automática al Estímulo Auditivo Cerebral (Auditory Brainstem Response, ABR)

Para este tipo de prueba, es necesario sedar al infante o esperar a que esté dormido(a). Los niños mayores, más cooperativos, pueden realizar la prueba en un ambiente silencioso mientras jueguen o estén visualmente ocupados. La prueba consiste en insertar pequeños audífonos en el canal auditivo del bebé. Generalmente sonidos tipo "clic" son emitidos a través de los audífonos mientras que electrodos colocados en posición mide la repuesta de los nervios auditivos al sonido. Una computadora calcula la media de estas respuestas auditivas y emite resultados representandos como ondas en la pantalla. Debido a que existen ondas características de la audición normal en porciones del rango del habla, un ABR normal puede predecir relativamente bien que la audición de un bebé es normal si se encuentra dentro de este rango. Un ABR anormal puede ser debido a pérdida de la audición pero también puede deberse a problemas médicos o a dificultades con la técnica de medición.

Prueba del Estado de Respuesta Auditiva Estable (ASSR)

Generalmente, un infante se encuentra sedado o durmiendo cuando se somete a un examen ASSR. Este es un nuevo examen que actualmente debe hacerse en conjunción con el examen ABR para evaluar el nivel de audición. El sonido es transmitido a través de los canales auditivos, y una computadora recoge la respuesta cerebral al sonido y automáticamente establece un nivel de audición. Esta prueba aún esta en desarrollo.

Prueba de Emisión Otoacústica (Otoacoustic Emissions Test, OAE)

Esta prueba se realiza con un infante dormido o con un niño(a) mayor que pueda sentarse tranquilamente. Durante esta prueba breve, un instrumento pequeño se coloca dentro del canal de audición. Numerosos pulsos de sonido son emitidos y una respuesta tipo "eco" proveniente de las células pilosas externas del oído interno es grabada. Estas grabaciones son analizadas por una computadora que establece un promedio. Una grabación normal se asocia con una función de celula pilosa normal y esto típicamente refleja una audición normal. En algunos casos la pérdida de la audición puede ser ocasionada debido a problemas en otras partes de los componentes de la audición.

Las pruebas ABR o OAE generalmente son utilizadas en hospitales para chequear a los recién nacidos. Si un bebé obtiene una prueba no satisfactoria, generalmente la prueba se repite. Si al hacerlo la prueba vuelve a tener un fallo, es necesario realizar una evaluación completa de la audición del bebé.

Timpanometría

La timpanometría no es una prueba de la audición sino un procedimiento que puede demostrar cuán bien se mueve el tímpano cuando un sonido suave se emite que introduce presión por medio de aire en el canal del oído. Esto ayuda a identificar problemas en el oído medio, como lo son el fluido que puede almacenarse detrás del tímpano.

Un tímpanograma es una representación gráfica de una timpanometría. Una línea "plana" en un tímpanograma puede indicar que el tímpano no tiene movimiento, mientras que un patrón con "elevaciones" generalmente indica una función normal. Un examen visual del oído debe ser realizado conjuntamente con una timpanometría.

¿Quién Debe Realizar las Pruebas de Audición de mi Hijo(a)?

Un pediátrico audiólogo se especializa en evaluar y asistir a los niños con pérdida de la audición. Esta persona trabaja conjuntamente con médicos, educadores y patólogos del lenguaje.

Los audiólogos tienen mucha experiencia adquirida en entrenamientos especializados. Estos profesionales tienen títulos de maestría o doctorados en audición, han realizado pasantías, están certificados por la Asociación Americana del Habla y del Lenguaje (American-Speech-Language-Hearing Association, CCC-A) o son miembros de la Academia Americana de Audición (American Academy of Audiology, F-AAA).

El Tratamiento de la Pérdida de la Audición

Los audifonos para tratar la audición son el tratamiento primario no-médico para la incapacidad auditiva. El tipo más común de pérdida de la audición incluye el funcionamiento defectuoso de las células pilosas. Los audifonos permiten la amplificación del sonido para superar este problema. Los componentes básicos de un audifono son un micrófono, un amplificador y un receptor. Un número de opciones de circuitos modifican cómo este instrumento trabaja para incrementar los sonidos.

Existen varios tipos de audifonos y varios estilos, algunos se llevan sobre el cuerpo, mientras que otros pueden llevarse detrás de la oreja o dentro del oído. Algunos instrumentos especializados se adhieren al hueso del cráneo para ayudar a enviar ondas de sonido directamente a la cóclea y pueden ser utilizadas en condiciones como la pérdida de la audición conductiva, la cual no es receptiva a los instrumentos estándar para ayudar a la audición. No existe un modelo que pueda considerarse el mejor. La selección de un audifono está basada en las necesidades individuales del niño(a). Si un niño(a) tiene una pérdida de la audición bilateral (en ambos oídos), pueden utilizarse dos audifonos.

La mayoría de los niños(as) que padecen de pérdida de la audición que se benefician con audifonos tienden a utilizarlos porque se sienten"conectados" con el medio ambiente a su alrededor.

No existen reglas exactas para el uso de los audifonos—todo depende de la situación individual de cada niño(a). Los métodos para evaluar cómo un niño(a) se beneficiará de un audifono varían de acuerdo con su edad, tipo de pérdida y de su situación individual.

Los audifonos son costosos. Debido a su tecnología sofisticada uno de estos instrumentos puede costar varios cientos de dólares. Desdichadamente, estos instrumentos no están cubiertos por las compañías de seguros. Si a usted esto le preocupa, usted puede solicitar ayuda familiar a través de un programa de ayuda del gobierno.

Un instrumento especializado en amplificación llamado un sistema FM puede que sea recomendado para utilizarse en la escuela. Los sistemas FM a veces son conocidos como "entrenadores auditorios." Puede que estén disponibles en el aula para mejorar la audición mientras el niño esta en grupo o en ambientes con mucho ruido y también pueden utilizarse en el hogar o para uso personal. También existen otros instrumentos para ayudar con la audición o instrumentos alertadores al respecto que pueden ayudar a los niños(as) un poco mayores.

Además de los instrumentos para ayudar con la audición o los sistemas FM, la rehabilitación puede incluir terapia auditiva o de escucha, así como lectura del habla (por medio de los labios).

Un implante de cóclea no restaura la audición sino que transmite información de sonido, independientemente del tímpano dañado, directamente al nervio auditivo. Está desarrollado para los niños(as) con pérdida profunda de la audición, quienes no se benefician de otras medidas.

Actualizado y revisado por: Robert C. O'Reilly, MD y Thierry Morlet, PhD
Fecha de revisión: junio de 2006


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
La Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias

Related Articles

Oído de nadador (Otitis externa)