dev

El vínculo con el bebé_KH_Parent

El vínculo con el bebé

(Bonding With Your Baby)

El lazo afectivo es el vínculo intenso que se desarrolla entre los padres y su bebé. Hace que los padres quieran colmar a su bebé de amor y afecto, protegerlo y estimularlo. Los lazos afectivos hacen que los padres se levanten en el medio de la noche para alimentar a su bebé hambriento y que le presten atención a la amplia gama de llantos del bebé.

Los científicos todavía están aprendiendo muchas cosas acerca de los lazos afectivos. Saben que los fuertes vínculos entre padres e hijos le brindan al bebé el primer modelo a seguir para entablar relaciones íntimas y fomentar una sensación de seguridad y autoestima positiva. Además, la receptividad de los padres ante las señales de un lactante puede afectar el desarrollo social y cognitivo del niño.

¿Por qué los lazos afectivos son importantes?

Los lazos afectivos son esenciales para un bebé. Estudios sobre monos recién nacidos a los que se les dio al momento de su nacimiento un maniquí que representaba una madre mostraron que, incluso cuando los maniquíes estaban hechos de material suave y les daban leche de fórmula a los monos bebés, los bebés socializaron mejor cuando tenían madres reales con las cuales interactuar. Los monos bebés que tenían a un maniquí como madre tenían más posibilidades de sufrir desesperación, así como también retraso del desarrollo. Los científicos sospechan que la falta de lazos afectivos en los bebés humanos puede causar problemas similares.

La mayoría de los lactantes están listos para establecer lazos afectivos inmediatamente. Por otro lado, los padres pueden tener una mezcla de sentimientos al respecto. Algunos padres sienten un vínculo intenso dentro de los primeros minutos o días posteriores al nacimiento de su bebé. A otros (especialmente si el bebé es adoptado o ha estado en cuidados intensivos), puede llevarles más tiempo.

Sin embargo, la creación de lazos afectivos es un proceso, no es algo que sucede en unos pocos minutos ni tampoco algo que debe estar limitado a ocurrir dentro de un período determinado después del nacimiento. Para muchos padres, los lazos afectivos son consecuencia de los cuidados diarios. Incluso, usted puede no saber que se están desarrollando hasta que contempla la primera sonrisa de su bebé y, de repente, se da cuenta que está colmado de amor y alegría.

Las formas en que los bebés crean lazos afectivos

Cuando se es padre primerizo, generalmente lleva un tiempo comprender las verdaderas capacidades de su hijo recién nacido y todas las formas en las que usted puede interactuar:

  • El contacto físico se transforma en tipo de lenguaje temprano ya que los bebés responden al contacto "piel con piel". Es relajante para ambos, usted y su bebé, y, al mismo tiempo, fomenta el crecimiento y desarrollo saludables de su bebé.
  • El contacto visual brinda una valiosa comunicación a corta distancia.
  • Los bebés pueden seguir objetos en movimiento con los ojos.
  • Su bebé trata (al comienzo) de imitar sus gestos y expresiones faciales.
  • Los bebés prefieren voces humanas y disfrutan de vocalizar en sus primeros esfuerzos por comunicarse. Los bebés generalmente disfrutan de escuchar sus conversaciones y las descripciones que usted realiza sobre sus actividades y ámbitos en los que se desenvuelve.

Cómo crear un vínculo

La creación de lazos afectivos con su bebé es quizás uno de los aspectos más placenteros del cuidado de un lactante. Puede comenzar por acunar a su bebé y acariciarlo suavemente de diferentes formas. Si usted y su pareja acarician a su bebé con frecuencia, su pequeño hijo pronto sabrá distinguir entre sus caricias. Además, cada uno de ustedes debe aprovechar la oportunidad de estar "piel con piel" con su recién nacido colocándolo contra su piel al alimentarlo o acunarlo.

Los bebés, especialmente los prematuros y los que tienen problemas médicos, pueden responder a masajes para bebés. Como los bebés no son tan fuertes como los adultos, debe aplicar masajes suaves sobre su hijo. Antes de probar con los masajes para bebés, asegúrese de aprender las técnicas apropiadas consultando los numerosos libros, videos y sitios web disponibles sobre el tema. Además, puede comunicarse con su hospital local para averiguar si se dictan clases sobre masajes para bebés en su área.

La creación de lazos afectivos también tiene lugar, generalmente, de manera natural casi inmediatamente para una madre que está amamantando o dando el biberón. Los lactantes responden al olor y al contacto físico con sus madres, así como también a la receptividad de sus padres antes sus necesidades. En un parto sin complicaciones, los cuidadores tratan de aprovechar el período de alerta de los lactantes inmediatamente después del nacimiento, y de fomentar la alimentación y el acunado del bebé. Sin embargo, esto no siempre es posible y, a pesar de que es lo ideal, el contacto inmediato no es necesario para crear de lazos afectivos en el futuro entre el hijo y los padres.

Los padres adoptivos tal vez se preocupen por crear lazos afectivos con su bebé. A pesar de que esto puede suceder más rápido en algunos casos que en otros, los bebés adoptados y sus padres tienen la oportunidad de crear lazos afectivos de la misma manera que los padres biológicos y sus hijos.

Cómo crear lazos afectivos con papá

En la actualidad, los hombres pasan más tiempo con sus bebés en comparación con los papás de generaciones pasadas. A pesar de que los papás generalmente anhelan un contacto más cercano con sus bebés, la creación de lazos afectivos frecuentemente tiene lugar en otro momento, en parte porque entre ellos no existe el contacto generado por el amamantamiento que se da en el caso de muchas mamás.

Pero los papás deben darse cuenta que, al comienzo, esa creación de lazos afectivos con su hijo no es cuestión de transformarse en otra mamá. En muchos casos, los papás comparten actividades especiales con sus bebés. Además, ambos padres se benefician enormemente cuando pueden apoyar y alentar al otro.

Entre las actividades que fomentan la formacion de vínculos afectivos de manera temprana, que tanto la mamá como el papá pueden compartir, se incluyen:

  • participar juntos en el trabajo de parto y el nacimiento
  • alimentar al bebé (darle el pecho o el biberón); a veces, el papá crea un vínculo especial con el bebé cuando se hace cargo de alimentarlo a la madrugada o le cambia el pañal
  • leerle o cantarle al bebé
  • compartir un baño con el bebé
  • imitando los movimientos del bebé
  • imitar el arrullo y otras vocalizaciones del bebé (sus primeros esfuerzos por comunicarse)
  • utilizar un porta bebé para llevar al niño adelante mientras realiza actividades de rutina
  • permitir que el bebé sienta las diferentes texturas del rostro de su papá

Cómo crear un sistema de apoyo

Por supuesto, es más fácil establecer vínculos con su bebé si las personas que están alrededor de usted lo apoyan y lo ayudan a desarrollar confianza en sus capacidades para la crianza. Esta es una de las razones por las que los expertos recomiendan que su bebé permanezca en la sala del hospital en la que usted se encuentra. A pesar de que cuidar a su bebé puede resultar abrumador al principio, usted se puede beneficiar del apoyo emocional que le brinda el personal y comenzar a adquirir más confianza en sus capacidades como padre. Aunque en el caso de bebés prematuros o con necesidades especiales generalmente no es posible que permanezcan en la misma sala que usted, el apoyo que le brinda el personal del hospital puede facilitarle la creación de lazos afectivos con su hijo.

Al principio, cuidar a un recién nacido puede requerir prácticamente de toda su atención y energía, especialmente para las madres que amamantan a sus bebés. La creación de lazos afectivos será mucho más fácil si usted no está exhausta con todas las demás cosas que suceden en su hogar, como las tareas domésticas, las comidas y el lavado. Es útil que los papás brinden una ayuda adicional con estas tareas diarias y ofrezcan mucho apoyo emocional en general.

Además, está bien solicitar la ayuda de familiares y amigos en los días (o incluso semanas) posteriores a la llegada del bebé al hogar. Pero como tener a otras personas alrededor de usted durante este período de transición puede resultar incómodo, abrumador o estresante, le recomendamos que les pida que le lleven comida, que saquen a pasear al perro, o que vigilen a los hermanos del nuevo bebé mientras están fuera del hogar.

Factores que pueden afectar la creación de lazos afectivos

La creación de lazos afectivos puede retrasarse por diversas razones. Los futuros padres pueden formarse una imagen de su bebé con ciertas características físicas y emocionales. Cuando, en el momento del parto o después de la adopción, usted conoce a su bebé, la realidad puede obligarlo a ajustar su imagen mental. Como el rostro de un bebé es la herramienta principal de comunicación, juega un papel fundamental en la creación de lazos afectivos y del vínculo.

Las hormonas también pueden afectar significativamente la creación de lazos afectivos. Si bien amamantar a un bebé durante las primeras horas de vida puede ayudar a fomentar los lazos afectivos, esto también provoca el desborde de muchas hormonas diferentes en las madres. A veces, a las madres les resulta difícil crear lazos afectivos con sus bebés si enfrentan la depresión posparto o sus hormonas están alborotadas. La creación de lazos afectivos también puede retrasarse si la mamá está exhausta o siente dolor luego de un de parto prolongado y difícil.

Si su bebé permanece durante un tiempo en la unidad de cuidados intensivos, en un principio, usted puede desanimarse por la cantidad de equipos y la complejidad de estos. Pero la creación de lazos afectivos con su bebé sigue siendo importante. El personal del hospital puede ayudarlo a sostener y manejar a su bebé a través de las aberturas en la incubadora de transporte (una cuna especial para bebés), y lo alentará a pasar tiempo mirando, tocando y hablándole a su bebé. Pronto, su bebé lo reconocerá y responderá a su voz y a sus caricias.

Las enfermeras le enseñarán a bañar y alimentar a su bebé. Si utiliza leche materna que se ha extraído, el personal, incluido un asesor de lactancia, puede ayudarla a realizar la transición al amamantamiento antes de que su bebé llegue al hogar. Algunas unidades de cuidados intensivos también ofrecen la posibilidad de internación conjunta antes de que usted se lleve su bebé a su hogar para facilitar la transición.

¿Hay algún problema?

Si siente que no se están creando lazos afectivos al momento en que lleva a su bebé a la primera consulta con el médico de su hijo, converse sobre sus preocupaciones durante esa cita. Esto puede ser un signo de depresión posparto. O bien, la creación de lazos afectivos puede retrasarse si su bebé ha tenido problemas de salud importantes e inesperados. Tal vez, solo sea porque se siente cansada y abrumada por la llegada de su hijo.

Cualquiera sea el caso, mientras más rápido se identifique el problema, mejor. Los proveedores de atención médica están acostumbrados a tratar estos problemas y pueden ayudarla a estar mejor preparada para formar un vínculo con su hijo.

Además, generalmente resulta de ayuda compartir sus sentimientos sobre la creación de lazos afectivos con otros padres primerizos. Pregúntele al educador que dicta el curso de preparación para el parto al que usted asiste sobre clases de crianza para padres de recién nacidos.

La creación de lazos afectivos es una experiencia personal compleja que lleva tiempo. No existe una fórmula mágica y no puede forzarse. Un bebé cuyas necesidades básicas estén satisfechas no sufrirá si el vínculo no es fuerte al principio. A medida que usted se sienta más cómoda con su bebé y su nueva rutina sea más predecible, tanto usted como su pareja probablemente se sentirán más seguros en relación con todos los increíbles aspectos de la crianza de su bebé.

Actualizado y revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de la revisión: febrero de 2008


Related Sites

Institutos Nacionales de la Salud
Hablemos en Confianza

Related Articles

Centros de maternidad y servicios de maternidad hospitalarios
El primer día de vida